Integrantes del partido Hagamos mencionaron que la exigencia ciudadana no debe ser exclusiva de un solo lugar y por tanto debe ser atendida
Luego de las recientes declaraciones del Gobernador Enrique Alfaro, quien señaló que Casa Jalisco no era un lugar para las manifestaciones, el partido Hagamos rechazó esta postura y lo tachó de intolerante.
A decir del partido, si al Gobernador le molestan las manifestaciones afuera de su casa, debería en su lugar exigir a las dependencias de su gobierno atender las demandas de la población, es decir, que de verdad solucionen y cumplan con su trabajo.
«El Gobernador desconoce o desprecia la situación que impera en el Estado que dice gobernar y traslada la culpa a la población calificándola de responsable de la descomposición social. Es el propio Gobernador el responsable de las condiciones que día a día lastiman a los jaliscienses quienes, ante la falta de resultados, acuden a Casa Jalisco y Palacio de Gobierno a exigir de manera pacífica y legítima las respuestas que merecen».
Aseveró que la exigencia ciudadana no debe ser exclusiva de un solo lugar y por tanto debe ser atendida. Además, mencionó que el mandatario estatal debe tener en cuenta su obligación para con el pueblo, sobre todo porque él fue quien pidió, mediante el voto, la autoridad y responsabilidad de resolver todos estos problemas.
«Las protestas afuera de Casa Jalisco no son el problema, son una forma de que el residente de dicha casa los conozca y atienda adecuadamente».