Katia Alejandra Castillo Lozano se convirtió en la nueva presidenta de Morena en Jalisco, pese a denuncias de irregularidades y muestras de inconformidad de algunos de sus militantes; con ello Morena en Jalisco pone fin a 6 años de delegados designados desde la Ciudad de México, luego del asesinato de Humberto Ortiz García el 13 de agosto del 2016, quien fue presidente desde la conformación en la entidad del Movimiento de Regeneración Nacional.

La ex diputada federal por Jalisco en la legislatura LXIV (2018-2021), oriunda del municipio de El Salto, Katia Castillo Lozano, conquistó el triunfo con 64 votos a favor, en tanto que la candidata perdedora Marcela Michel, regidora de Tlajomulco, obtuvo 37 votos en la elección de delegados que tuvo lugar este sábado en la capital tapatía, en una asamblea realizada a puerta cerrada y con la mayor discreción posible, ya que a los votantes se les exigió que entraran al salón sin su teléfono celular.

Junto con la elección de la nueva presidenta, también se designó a Carlos Lomelí Bolaños, como presidente del Consejo de Delegados; a Gerardo Gómez, en la Secretaría General del Partido, a Myriam Nazarín, en la Secretaría de Finanzas; a Ramón Alejandro García, en la Secretaría de Organización; a Joselyn Hernández, en la Secretaría de Comunicación; a Juan Barajas Domínguez, en Educación y a la exdiputada Érika Pérez, en la Secretaría de Mujeres.

La elección de Katia Castillo, prácticamente se decidió desde la noche del viernes, cuando un grupo de morenistas distinguidos entre los que estaban justamente el delegado en funciones de presidente, Favio Castellanos; el regidor, Carlos Lomelí; los diputados federales, Bruno Blancas y Maximiano Barbosa, así como justamente la ex diputada federal Katia Castillo, al parecer negociaban lo que dicen, fue una propuesta del dirigente nacional, Mario Delgado Carrillo.

Las inconformidades no se hicieron esperar una vez que se formalizó la elección y en particular la regidora de Tlajomulco, Marcela Michel, una de las que se consideraban más firmes aspirantes al cargo, emitió una carta para hacer visible su molestia, junto con los morenistas Juan Carlos García y Carlos V. Palacios.

En la misiva advierten que por primera vez, se tuvo una respuesta contra la imposición y las líneas cupulares y señalan: “Los resultados que hoy se obtuvieron, fueron un manifiesto del trabajo que hemos venido realizando un grupo de militantes morenistas”.

“Nuestro compromiso con la democracia implica el planteamiento de manera libre de nuestras posiciones y evitando los arreglos cupulares de cara al pueblo; nuestro reconocimiento a quienes participaron en esta contienda interna en Morena Jalisco”, exponen.

Sin embargo, reprochan: “Por el momento el objetivo no fue cumplido, nuestra propuesta en la elección para la dirigencia estatal es la expresión de los congresistas que no aceptamos imposiciones, con una actitud plural y democrática para consolidar al Movimiento de Regeneración Nacional, de cara a retos políticos que se avecinan”.

“QUE EL PODER POLÍTICO, NO ESTÉ MÁS POR ENCIMA DEL PODER POPULAR”

Dentro de la trayectoria de Katia Castillo, además de haber sido diputada federal en la legislatura pasada, destaca el hecho de haber encabezado la responsabilidad en Jalisco, del proceso de Revocación de Mandato, al que se sometió el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Para esta labor, se realizó la conformación de una asociación civil que se denominó Que Siga la Democracia A.C. en la que Katia Castillo Lozano formaba parte de la mesa directiva y era una de las seis grandes responsables a nivel nacional, en un trabajo al que se integraron 454 militantes de Morena en todo el país, como promotores e integrantes de la asociación civil.

Sin embargo, es necesario recordar que uno de los objetivos de la asociación civil a la que Katia Castillo encabezaba: “Buscamos ser un espacio plural que permita la suma de esfuerzos y el trabajo en equipo, para que compartiendo experiencias, conocimientos, estrategias e iniciativas, caminemos juntos y juntas por un objetivo común: Que el poder político no esté más por encima del poder popular”.

Este fue justamente el trabajo que ligó estrechamente a Katia Castillo con Mario Delgado desde el mes de abril del 2022, luego de tres años desempeñándose como diputada federal, cargo en el que por cierto tuvo una participación mucho muy discreta.

Hoy día, haber realizado esta responsabilidad le sirvió como argumento a la nueva presidenta de Morena en Jalisco, para intentar acallar las voces, aclarar las acusaciones y y responder a las preguntas de si su designación obedeció a una imposición directa de Mario Delgado.

A la par, Katia Alejandra Castillo Lozano, se pronunció en favor de la unidad y aseguró que justamente el resultado de la elección obedeció a ello y no a la imposición del Comité Ejecutivo Nacional.

Se comprometió en lo que fue su primer mensaje como presidenta de Morena en Jalisco, a trabajar de manera intensa para que su partido llegue fortalecido al proceso electoral de 2024 y ganar la gubernatura, la mayoría en el Congreso estatal y en los municipios.